Nicaragüense cruza el río Bravo, supera el alambre de púas y llega a Texas

Cuando Yaded Iván Silva tocó suelo estadounidense en el estado de Texas, se arrodilló, lloró y se llevó las manos a su rostro. Hacía mes y medio que emigró de Nicaragua en busca del sueño americano.

Solo y en medio de toda la crisis política y humanitaria que rodea la frontera, Iván Silva dio las gracias. Había logrado cruzar las aguas bravas del río y luego superó el alambre de púas que Greg Abbott, gobernador de Texas, colocó a las orillas del río.

Este alambre es la barrera más peligrosa que encuentran los migrantes luego que se sumergen en el río, pues los obliga a caminar por afuera del alambre para entregarse a las autoridades. Ivan fue captado por Univision 41 haciendo lo que se creía imposible.

«Donde vivo y en la pobreza en la que vivo, me impulsó a venir para acá. Yo acá, si me quedo allá con el salario que gano, si me trapo atrás, no me trapo adelante», dijo sollozando a Univision 41.

Ivan llegó el 20 llegó a Texas, el mismo día que un juez federal de Lousiana falló a favor de dejar el Título 42 vigente. Su plan ese día era entregarse bajo la opción de asilo político. «Lo que he visto en la televisión es que los nicaragüense tenemos pase para allá hasta el 23, que se acaba», comentó.

En Nicaragua, dejó a su esposa y le mandó un mensaje con Univision 41: «Mi amor, que ya vine y estoy aquí. Jamás pensaste que iba a estar aquí, verdad… con tantos problemas que hay en el camino, pero ahora estoy aqui, pero ahora aver que me pongo hacer en el camino, amor»

Comentarios Facebook

Te pueden interesar