El Papa Francisco apoya el respeto al derecho humano de homosexuales, no unión civil

Francisco aseguró: “Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil. Tienen derecho a estar cubiertos legalmente “Yo defendí eso”, añadió”. El pontífice no dijo que apoya las uniones civiles o matrimonios homosexuales. Evidentemente hay personas del mismo sexo que viven como parejas, bajo un mismo techo o con su familia y necesitan ser reconocidos sus derechos humanos de alguna manera ante la ley y sean protegidos por maltratos o denigración social.

En una entrevista que dio el Papa Francisco para un documental sobre su vida y pontificado, material estrenado el 21 de octubre en Italia, una película dirigida por el ruso Evgeny Afineevsky, hizo referencia a las personas homosexuales, declaración que han tenido diversas interpretaciones y hasta grandes errores en el mundo de la información digital.

El Papa Francisco, pronunció lo siguiente: “Las personas homosexuales tienen derecho a estar en la familia. Son hijos de Dios, tienen derecho a una familia. No se puede echar de la familia a nadie, ni hacer la vida imposible por eso”. “Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil. Tienen derecho a estar cubiertos legalmente: “Yo defendí eso”, añadió.

Lo ocurrido posteriormente en los medios de comunicación y redes sociales a nivel global ha sido una mala interpretación y descontextualización entre las palabras del Papa y la información difundida. La interpretación correcta sobre las declaraciones del pontífice, es que, como seres humanos las personas homosexuales no se pueden excluir de las familias, no se puede hacer diferencias por su tipo de inclinación sexual, es evidente que muchos homosexuales sufren rechazo en las mismas familias.

En el vídeo difundido el Papa dijo que, “Las personas homosexuales, tienen derecho a estar en las familias, son hijos de Dios, tienen derecho a una familia”, ojo, a una familia no se refiere a matrimonio de personas del mismo sexo, en ningún caso un matrimonio, sino a convivir en las familias biológicas y si fuese el caso de quienes están juntos, son hijos de Dios por ser imagen y sacramento de Dios, como persona, no por su actos pecaminosos, y añade; No se puede echar de la familia a nadie, ni hacer la vida imposible», expresó.

La postura de la iglesia católica es tratar a las personas con respeto, además de fomentar el reconocimiento de sus derechos como seres humanos, no se trata de reconocer que sea válido el matrimonio y unión civil.  “Respeta la compleja realidad de la persona humana que, en sus dimensiones espiritual y corpórea, ha sido creada por Dios y, por su gracia, llamada a ser heredera de la vida eterna”. (CARTA A LOS OBISPOS DE LA IGLESIA CATÓLICA SOBRE LA ATENCIÓN PASTORAL A LAS PERSONAS HOMOSEXUALES)

Francisco, está consciente de la realidad que lo rodea y de los tiempos en los que vivimos. Pero no está desvinculando sus creencias de la moral de la Iglesia, y sustituirla por esta nueva realidad a la ética cristiana. El Papa Francisco tiene claro que el matrimonio es entre hombre y mujer y lo ha expresado tajantemente en Amoris Laetitia (la exhortación apostólica postsinodal sobre la familia).

Desde el 2010 la posición del cardenal, ahora Papa Francisco, claramente defendía el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, y que el «matrimonio entre personas del mismo sexo» era una imposibilidad.

De esta forma no es que el Papa apruebe el matrimonio homosexual civilmente, ni las uniones como tal; siendo Francisco muy realista, ve que es un hecho que existen parejas del mismo sexo que conviven juntas, esto debería regularse, en temas de respeto e inclusión social. En ningún caso esta “unión civil” será un matrimonio, sino un contrato de convivencia civil.

Ante esto, no es correcto decir que el Papa Francisco es el primero en aprobar la unión civil de personas homosexuales, porque se trata de una mentira o manipulación de información. El pontífice es el primero que no apoya la generación del pecado, ni cambiar la doctrina de la Iglesia, sin embargo, es el primero en llamar a la justicia y el respeto por los derechos humanos.

 

Comentarios Facebook

Te pueden interesar