Dagoberto Cucalón: Un ejemplo de persistencia, trabajo duro, entrega y amor por su familia

Desde las cinco de la mañana Dagoberto Cucalón Madrigal, encomienda su día a Dios, se pone en pie y se prepara para recorrer un día más las calles de Siuna como vendedor ambulante, trabajo con el que lleva el pan a la mesa a su familia desde hace 10 años.

A Dago como le dicen sus conocidos, se le puede ver en la terminal nueva de Siuna y otros puntos, vendiendo pulseras, carteras, cadenas, billeteras, fajas, anillos de acero, anillos de plata y relojes.

Este humilde padre de familia, es nacido en Siuna y habitante del barrio Gilberto Romero, a sus 46 años de edad tiene una bendecida familia conformada por su esposa Carmen del socorro Muñoz Robleto, con quien procreó 7 hijos ( 2 mujeres y 5 varones), quienes ya le han dado 12 nietos, que revela que son su mayor felicidad.

Una vida laboral multifacética 

En sus primeros años de vida laboral Dagoberto cuenta que fue docente en el año 1993, trabajo que ejerció solamente cuatro años, en busca de mejores oportunidades, viajó a Managua trabajando en una empresa de productos lácteos y posteriormente en una empresa de libros.

“En mi paso por la capital tuve tres trabajos, me levantaba a las tres de la mañana y desempeñaba un trabajo hasta la una de la tarde, después daba dos horas clases y por la noche trabajaba en un restaurante de mesero, tenía un salario bueno para darle una vida digna a mi familia” detalló Cucalón.

Dejo la capital y regreso a su tierra

“Siuna ha tenido como un imán para mí, aunque he trabajado fuera, siempre regreso a mi pueblo” expresa con una sonrisa.

En su travesía Cucalón cuenta que salió de la capital y se fue directo a Puerto Cabeza, un amigo le dio trabajo como administrador en el restaurante Firsherman, lamentablemente su amigo murió y el huracán Mitch sembró miedo en su familia y tuvo que regresar a Siuna.

Cucalón ha trabajado en todo como un padre guerrero por su familia “tras venirnos de Puerto Cabeza, me fui a Bonanza a la minería con toda la familia por cuatro años, pero como normalmente en ese trabajo no siempre le va bien a uno tuve que regresar a Siuna nuevamente” recuerda Dagoberto.

Al llegar a Siuna este padre luchador cuenta que trabajo para el Gallo mas Gallo por tres años como ejecutivo de ventas, de ahí hecho las alas que le permitieron establecer su propio negocio para seguir luchando por los suyos.

Con duro trabajo les dio estudios a sus hijos

Dagoberto con su familia

Dagoberto a centrado su esfuerzo en darle muy buena educación a sus hijos, todos están preparados académicamente, “aún tengo un hijo en la universidad en Managua que estudia psicología y trabaja, y gracias a Dios le va muy bien” asegura.

Momentos buenos y duros en su vida

Uno de los momentos que marco la vida de Dagoberto, fue la muerte de su abuelita, la cual era su apoyo incondicional, “mi abuelita murió en el año 2008, fue un momento muy difícil en mi vida, ella era mi apoyo y me dolió mucho su muerte”, expresa mostrando aun dolor en su rostro por esa irreparable pérdida.

Pero, la vida le ha dado también momentos bonitos e inolvidables, “uno de mis momentos más felices fue el nacimiento de mi hijo Dagoberto, es un día especial porque nació el mismo día que nací yo, recuerdo que el doctor me dijo aquí está tu regalo y me entregó a mi hijo, cada que ha nacido un hijo mío para mí es un día inolvidable”, cuenta Dagoberto con una sonrisa de felicidad.

Un trabajo digno para lo necesario

Para este padre no existen barreras, un día no es igual que  otro, pues como en todo negocio hay días malo y días muy bueno, “en días malos puedo hacer de ganancia alrededor de 500 córdobas y en un día muy bueno puedo lograr la venta en ganancia de más de 1200 córdobas”, cuenta el perseverante padre.

“Gracias a Dios me va muy bien, tengo un trabajo digno y bueno, a los nuevos emprendedores les aconsejo que luchen, salgan a la calle, denlo todo, no se rindan y verán los frutos de su esfuerzo, el mañana no existe, debemos darlo todo hoy” expresó.

Con su rostro lleno de felicidad recibió una llamada de uno de sus hijos, quien lo felicitó por ser día del padre y a quien le dijo que lo amaba, que se cuidara y descansara, seguidamente abordo un taxi y se dirigió hacia su punto de venta a darlo todo por los que ama, su familia.

Comentarios Facebook

Te pueden interesar