Chico Salgado alias Saulo. Su Historia.

Francisco Evelio Salgado Martínez nació el 11 de mayo de 1943 en la  comarca Sabalete, en el municipio de San Ramón, departamento de Matagalpa, sus padres fueron los matagalpinos Tranquilino Salgado Pineda y Bonifacia Martínez López, quienes procrearon a 4 varones y 3 mujeres, la señora Bonifacia murió de parto a los 40 años, por esa razón don chico asegura que su infancia fue la época más dura de su vida “nos crecimos al sol y al viento, en un lugar y otro, en hogares sustitutos, temporales”, relató.

Don chico salgado recuerda que en 1951 se vinieron a vivir a Siuna, en 1954 murió su mamá y él pasó un buen tiempo viviendo en casa del señor Antonio Martínez, (tío y papá de crianza de la profesora María Borge) y luego se fue a vivir nuevamente con su papá a la comunidad de Mutiguas, después se trasladaron a otra comunidad conocida como Aló San Miguel, teniendo grandes problemas familiares, todos los hermanos y hermanas se separaron, buscando otro estilo de vida.

Francisco a los 22 años de edad formó una familia con la señora María Inés López Marín, de este matrimonio salieron 3 mujeres y 3 varones “uno murió después de la guerra, en el 95 me lo mataron”, recordó, mientras que las profesoras Melva, Luisa y Elsa Salgado López viven en barrio Dolores, Juan Dionisio vive en Puerto Cabezas, Evelio habita en la comunidad de Banacruz en Rosita y por último Ricardo (qepd).

El señor Francisco Salgado no sabía leer, pero uno de sus hermanos le enseñó las primeras letras, “me explicó las letras por primera vez, tenía como 18 años y me las aprendí de una sola vez que me las explicó, él me las hizo así en letra de carta… seguidamente aprendí a leer en un cancionero, me las aprendí porque nosotros tocábamos guitarra”, detalló. Al ser uno de los que medio sabía leer en una comunidad llena de analfabetos “nadie sabía leer en esos tiempos”, puntualizó Salgado, entonces a Francisco y a su hermano Anselmo Salgado los trajeron a la parroquia para que recibieran un seminario, regresando a la comunidad Sauseria- Tadazna donde habitaban en ese momento, como delegados de la palabra de Dios.

Sus inicios en la guerrilla

En su trayecto como religioso hizo contacto con los guerrilleros quienes luchaban en las montañas por la liberación de Nicaragua, don Francisco recordó que los mensajes que transmitían los guerrilleros se asemejaban a las predicas que él realizaba en la iglesia, por tal razón le llamaba la atención la lucha y el esfuerzo que hacían hombres y mujeres por liberar al país de la dictadura Somocista, en ese sentido, es que tiempo después, “empezó una persecución de la guardia con los delegados, éramos mal vistos”, enfatizó.

Entre las historias más conmovedoras está cuando la guardia llegó a la casa de su hermano Anselmo (qepd), encontró unas fotos de Francisco junto a un sacerdote, un baqueano quien los llevó al cerro Saslaya y vestía ropa de verde olivo y todo apuntaba que ellos andaban junto con los guerrilleros (aunque era mentira), además le encontraron un arma, al interrogarlos ellos se negaron, “ellos llegaban hacer las entrevistas, apuntaban y se iban y venía otro, 3 días todo el día, por donde iba yo miraba a los guardia, me rodeaban la casa… pero para qué ser fachento a mí no me hicieron daño”, dijo Francisco; “en 1978 el cura reportó en un seminario en Bluefields el asesinato de 368 delegados de la palabra de Dios”; ese acontecimiento indujo a Francisco a unirse a las tropas guerrilleras en diciembre de 1978.

Cuando se llevaron presos a 5 delegados, entre ellos el de la comunidad de La Bú y amigo cercano de Francisco Salgado, uno de sus vecinos escuchó que el siguiente era Francisco, de inmediato se trasladó a su casa, poniéndolo sobre aviso para que huyera y no fuese apresado por la guardia nacional, don chico le respondió “gracias pero no tengo ganas de irme” pero como a las 5 de la tarde llegaron otros con un mensaje claro, antes enviaban los recados en forma de una pelota de papel envueltos en un teipe “me dan la bola y yo ya conozco esa pelota, me voy a leerla, me dicen que me vaya donde Héctor, que me vaya clandestino y que me lleve una escopeta”, relató Salgado, al llegar al lugar tenían que seguir el camino durante toda la noche y todo el día hasta alcanzar la meta que le indicaba el comunicado.

Llegando al punto específico se presentó el comandante René Vivas quien le dijo “la guardia puede dejarlos que se amansen pero usted va a estar preso, lo van agarrar, lo van a matar, así que le recomendamos dos cosas, se va con nosotros o se va del lugar pero desaparezca”, recordó, después de pensarlo durante muchos días decidió irse a la guerrillera, el comandante Vivas lo llevó a un lugar donde estaban solo los dos “me llevó allá largo, se hincó, me hizo que me hincara y  oramos juntos, sacó una biblia Latinoamericana grandota, le puso la bandera roja y negra encima, me hizo que pusiera las manos encima de la biblia y juramos ante Dios Vencer o Morir, no podíamos traicionar a la patria”.

Ataque del 28 de mayo a Las Minas; Rosita y Bonanza

“El día 28 de mayo atacamos a Bonanza y Rosita en dos grupos”, dijo Francisco Salgado o Saulo, le habían puesto ese sobrenombre porque continuaba predicando la palabra de Dios a todos los guerrilleros que mantenían en las montañas del Triángulo Minero, entre los sobrevivientes de dicho ataque están Adán Obregón, su hermano Cleto, don Gil Maldonado y su primo Andrés, desde luego don Francisco también; la noche en la que llegaron las tropas guerrilleras a Rosita y Bonanza eran dirigidas por el comandante Rufu, le seguía Luis Delgadillo y Francisco o Saulo.

Luego de reclutar voluntariamente a varios jóvenes y jovencitas, durante varios días de entrenamiento, recibieron la orden de atacar, “salimos a las 9 de la noche a la carretera, nos dividimos en tres grupos, el grupo de Luis Delgadillo agarró para el lado de Rosita, otro grupo para Puerto Cabezas y otro grupo queda en medio, estábamos en Bambanita”, recordó Salgado, tenían orden de dejar entrar a la gente pero no de dejarlas salir, confiscaron una camioneta de un gringo minero y además un camión, “a las 4 de la mañana al camión lo llenaron de sacos de arena y el mismo balastre de la carretera y pusieron sus trincheras arriba del camión, bueno nosotros en la camioneta adelante, íbamos atacar la casa del comandante (de la guardia)”, Rufu y el pelón atacaron uno por el frente y otro por encima, a la hora del tiroteo, cabe mencionar que la carretera estaba bloqueada con barriles de arena, el chofer pasó esa trinchera y en menos de 5 minutos ya dieron el alto al fuego, se habían tomado la casa del comandante de la guardia nacional y agarrado a todos los soldados que permanecían en esa zona, de la guerrilla no murió ninguno pero de la guardia fueron 8 los fallecidos.

Trayectoria

Al culminar la guerra Francisco Salgado decidió estudiar pero continuar con la lucha revolucionaria, es por eso que en el año 1982 se fue a estudiar al Instituto Filemón Rivera de la escuela policial Walter Mendoza en ese año con estudios acelerados logró culminar la primaria, luego en 1984 estudió primero y segundo año de secundaria pero por motivos de la guerra contrarrevolucionaria tuvo que abandonar sus estudios.

Con tantos meses y años de abandono con su pareja, hubo una ruptura en el matrimonio, pero eso no fue impedimento para que don chico rehiciera su vida con la señora Maura Cecilia Téllez Rodríguez con la que aún convive y procrearon 5 hijos, 3 mujeres y 2 varones, de los cuales se siente muy orgulloso, porque han logrado culminar sus carreras con mucho éxito, “en total tengo 11 hijos e hijas, entre ellos el profesor Eddy Salgado, más el muerto”.

Desde el año 1982 hasta el 2000 perteneció a la Policía Nacional “desde que salimos de la montaña nos reconocen como policías de tiempo completo, desde el 19 de julio, yo estuve año y medio en las tropas especiales del Ejército Popular Sandinista y fui fundador de las tropas guarda fronteras en Río Coco”.

En el año 1985 llegó a la ciudad de Siuna, fue el primer habitante del barrio Sol de Libertad donde ha permanecido hasta la fecha, el logro más grande de Saulo es ver a sus hijos e hijas profesionalizados, con buenos empleos y enfrentándose independientes a la vida “todos mis hijos son profesionales y por esto vuelvo a darle gracias a Dios y a mi propia lucha que no fue de balde”, enfatizó Francisco Salgado.

Este es don chico Salgado alías Saulo 

  1. Miembro de la guerrilla anti somocista
  2. Miembro del Ejército Popular Sandinista
  3. Fundador de la Policía Nacional
  4. Fundador de las Tropas Guarda Fronteras de Río Coco, Waspám
  5. Sobreviviente del Ataque de Las Minas
  6. Sobreviviente de la masacre de La Rampla
  7. Colaborador Histórico del Frente Sandinista de Liberación Nacional.
Comentarios Facebook

Posts Relacionados

Leave a Comment