«Ya estoy en Siuna hermanos y hermanas» gritó con alegría Monseñor Isidoro

Featured Video Play Icon

Con alegría, gozo y devoción el Monseñor Isidoro Mora Ortega gritó con fervor «Ya estoy en Siuna, su obispo, su amigo y su pastor, y vine para quedarme, y aquí estoy en el nombre de nuestro señor Jesucristo».

Al iniciar con sus primeras palabras como obispo de la Diócesis de Siuna, Mora Ortega dijo que la «familia que reza unida, permanece unida con Cristo», por lo que agradeció a sus padres Isidoro Mora Ortega y Paula Ortega Vargas por haberle dado el don de la vida, el don de la fe y el amor a la iglesia, a la que sirve con todo su corazón, a su familia, a sus hermanos y a todos los que le han ayudado para que continúe amando a cristo.

Agradecimientos por parte del nuevo obispo

Agradeció de manera especial la presencia del Nuncio Apostólico Waldemar Stanislaw, por lo que aseguró que siempre contará con su amistad y cariño, «siempre será bienvenido a esta diócesis», manifestó.

Asimismo, agradeció a todos los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, «gracias a su Eminencia Cardenal Leopoldo José Brenes por sus palabras, por su cercanía, por sus consejos, por su amistad y cariño».

También destacó la enorme labor que ha realizado el Monseñor Pablo Smith en la unidad eclesial,  «su ejemplo, su entrega, su sacrificio y obediencia han dejado un enorme huella, esta amada Diócesis o en estas diócesis de la Costa Caribe, usted no se va, se queda en el corazón de los sacerdotes, de los fieles que colaboraron por más de 50 años a su lado, cuente siempre con mi amistad, cariño, respeto y el amor de esta Diócesis, que también es suya», expresó el nuevo obispo.

Homenaje al Monseñor David

Mora Ortega manifestó su agradecimiento y respeto al legado que dejó el Monseñor David Zwiech, el cual estuvo presente en la Región de la Costa Caribe Norte por más de 43 años, desde 1975 hasta el año 2019, siendo pastor misionero, evangelizador de toda la Costa Caribe, «Dios le premie por su labor episcopal cargada de amor y cariño por este pueblo», expuso el obispo.

Durante su alocución, Mora ofreció un minuto de silencio por la memoria imborrable del Monseñor David Zwiech.

 

Comentarios Facebook
Foto del avatar

Te pueden interesar