Siuneña embarazada muere en busca del sueño americano

Como Clorinda Alarcón Urbina, de 20 años de edad, fue identificada la joven nicaragüense que perdió la vida en busca del sueño americano, la fémina era originaria de la comunidad Ocote Tuma, en el municipio de Waslala, en la Costa Caribe Norte, pero vivía con su familia en la comunidad El Hormiguero, en Siuna, Triángulo Minero.

De acuerdo al comunicado emitido por el INM, la nicaragüense perdió a su bebé el sábado por la noche, ella viajaba en compañía de su esposo, una hija de dos años y un hermano, al darse el llamado de auxilio, Clorinda fue atendida con premura tanto por paramédicos de Cruz Roja Mexicana, Bomberos y hasta por el alcalde Mario Dávila, lamentablemente, el bebé murió al poco tiempo de ingresar a la sala de urgencias de la clínica 7 del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Nica muere horas más tarde

Como resultado de pasar horas en hacinación el día domingo 6 de marzo a las 5:40 horas la joven Clorinda Alarcón Urbina se rindió a la muerte, el Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Secretaría de Gobernación, informaron que de acuerdo con el primer parte médico la nicaragüense tenía 33 semanas de embarazo y falleció por síndrome de disfunción multiorgánica.

Horas antes de la tragedia

Los sobrevivientes narran que el “pollero” que la trasladaba a Clorinda junto a su marido y otros migrantes los abandonó sin aire acondicionado, encerrados en la caja del tráiler, sentenciándolos a morir.

Pedro y el hermano de Clorinda, junto a otros tantos unieron sus fuerzas al saberse abandonados. Patearon hasta el cansancio la puerta del remolque y lograron abrirlo, pero ya era tarde.

La estampida humana cayó desde el interior de la caja, buscando tomar un poco de aire, estaban muriendo asfixiados.

Pedro Manzanares tomó a Clorinda con ocho meses de embarazo, la recostó a un costado de la caja encontrando una sombra mientras su cuñado tomaba a su hija de tan sólo dos años.

Fuentes allegadas a la fiscalía general del Estado dieron a conocer que los cuerpos de Clorinda y su bebé no nato fueron enviados a su país natal, al igual que su esposo y su hija pequeña.

El INM cubrirá los gastos por servicios funerarios y los generados por la repatriación del cuerpo, en caso de que así decidan sus familiares.

Comentarios Facebook

Te pueden interesar