Policía tica captura a pinolera buscada por supuesto secuestro de menor

Una mujer identificada como Anielka Bermúdez Bustos estuvo cinco años en fuga, tratando de evitar el proceso penal que se sigue en su contra como sospechosa de secuestrar en el 2011 a un bebé de cuatro meses y retenerlo cinco días en una vivienda en Escazú. Este pasado martes, los rastreos permitieron localizarla y detenerla en Quepos, Puntarenas.

La mujer, de origen nicaragüense, tenía una orden de captura por no presentarse, años atrás, al debate correspondiente, por lo que este mismo martes el Tribunal Penal de Quepos le dictó tres meses de prisión preventiva.

Según informó la Oficina de Prensa del Ministerio Público, “la sospechosa figura como imputada en la causa 11-000696-0072-PE, dentro de la cual se le acusó por el presunto delito de sustracción agravada de persona menor de edad. Actualmente, se encuentra pendiente la realización del debate por estos hechos”.

En 2017, Santos Martínez Gutiérrez también nicaragüense y pareja sentimental de Bermúdez al momento de los hechos, fue declarado culpable por el delito de sustracción agravada de menor de edad, por lo que el Tribunal Penal de Quepos y Parrita, en Puntarenas, lo condenó a 12 años de cárcel.

Secuestro de menor

El viernes 25 de mayo del 2011, a las 11:30 a.m., Bermúdez habría sustraído al niño de cuatro meses, mientras lo cuidaba su abuela materna, Zahira Corea, quien trabajaba en una macrobiótica en Quepos.

La mujer era amiga de la familia y desde el jueves se había quedado a dormir en la vivienda de Keilyn Morera, la madre del niño. Esta última estaba en una excursión en Pérez Zeledón, por lo que el infante quedó al cuidado de la abuela.

En un momento en el que Corea perdió de vista al pequeño, la mujer lo tomó en sus brazos, se fue hasta la parada de buses de Quepos – Puriscal y se lo llevó hasta una pequeña casa que alquilaba junto a su pareja en Guachipelín de Escazú.

“Mi mamá me dijo que ella llegó al local y alzó a mi hijo. Ella dice que se comportaba de una manera muy sospechosa. En un momento que mi mamá perdió de vista a Anielka, mi hijo desapareció. Mi mamá pensó que se lo había llevado para la casa”, agregó Keilyn Morera Corea, madre del infante en aquella época.

Durante la búsqueda las autoridades informaron que Bermúdez contactó a la madre del menor a través de un mensaje de texto el cual decía: ” Su hijo está en Panamá, no lo busque aquí, mañana salgo fuera del país”.

Tras cinco días de desaparición, el 30 de mayo de 2011, el OIJ detuvo a la sospechosa en una vivienda en Guachipelín, Escazú, en donde escondió al menor, la captura ocurrió minutos después de que un vecino entregó el niño a las autoridades, tras convencer a la mujer para que lo devolviera.

Allí vivía con su compañero sentimental, Martínez Gutiérrez, quien alquilaba el inmueble. Al sujeto se le detuvo el mismo día en vía pública después de que salió de su trabajo en Escazú.

“Se espera que dentro del plazo de tres meses de prisión preventiva, se lleve a cabo el juicio en contra de Bermúdez Bustos”, informó la Oficina de Prensa del Ministerio Público.

Comentarios Facebook

Te pueden interesar