Piden pena máxima para señora que mató a su nieta en Wiwilí, Jinotega

Este miércoles 19 de enero, se le encontró culpable a la desalmada abuela Paulina Sevilla Calderón de 53 años, quien ahorcó a su nieta de iniciales M.J.M.C., de 10 años, mientras jugaba en una hamaca, en la comunidad Boca El Corozal, en el municipio Wiwilí, departamento de Jinotega.

La tragedia ocurrió el pasado 25 de julio del 2021, en la vivienda de la señora Paulina, ubicada en la comunidad antes mencionada.  De acuerdo con las investigaciones, la señora asesinó a su nieta luego que esta se molestara porque la menor le dijo que no gastara la leña, ya que a ella le tocaba ir a buscarla a los potreros.

Sevilla Calderón, pretendió  engañar  a sus familiares  pero su mentira no corrió largo, pues la Policía descubrió que ella había matado a la menor.

En debate de la pena, el Ministerio Público solicitó al judicial la pena máxima para ese delito de 30 años de cárcel, mientras que su defensa pidió la mínima. El delito imputado es parricidio.

“No es justo que me condenen,  porque le sirvo a Dios, yo me siento limpia, yo no puse mis manos en esa niña”, dijo Calderón al momento de cederle la palabra

El Juez Eric Carvajal Sandoval del Juzgado Segundo Distrito Penal de Juicio de Jinotega, fijó fecha de lectura de sentencia para el 24 de enero.

Comentarios Facebook

Te pueden interesar