MLR Forestal obtiene la certificación internacional VCS por captura de carbono

La captura de carbono es el proceso por el cual se elimina el exceso de dióxido de carbono existente en la atmósfera. Tanto los seres vivos como las industrias y medios de transporte emiten este gas. Una de las ventajas de las plantaciones de teca y cacao de MLR Forestal es que ellas capturan carbono a través de la fotosíntesis.

Dicha captura realizada por plantaciones como las de MLR Forestal es importante porque los niveles del dióxido de carbono producidos por los gases de efecto invernadero han crecido tanto en el mundo que están provocando el incremento gradual de la temperatura en el planeta, fenómeno conocido como calentamiento global o cambio climático.

MLR Forestal con el fin de promover la responsabilidad social y ambiental realiza jornadas de reforestación en áreas de protección y de las comunidades vecinas para favorecer la captura del dióxido de carbono; sin embargo, el esfuerzo no se ha quedado ahí pues ahora también cuenta con una certificación internacional que garantiza que los pasos que la empresa da de cara a este esfuerzo realmente tienen un efecto positivo.

Un programa voluntario para proteger el medio ambiente

«La certificación se obtuvo bajo el estándar internacional denominado VCS (Verified Carbon Standard) y es importante para la empresa porque estamos restaurando tierras degradadas con especies como teca y cacao. Además, estamos previendo que para el 2037 habrá cobertura boscosa en más de 4,500 hectáreas de las zonas que tenemos en el proyecto. Esto es un beneficio para para las comunidades porque al estar capturando el dióxido de carbono ayudamos a que haya un aire más puro, a que la flora y fauna se desarrollen mejor y se incrementen los servicios ambientales en favor de la reserva de Biósfera Bosawás», argumenta Cynthia Córdoba, encargada de Certificaciones de MLR Forestal.

Otro aspecto que favorece la captura de carbono es, en palabras de Córdoba, «Es el proceso de restauración ecológica que la empresa está llevando a cabo, principalmente en áreas que anteriormente habían sido degradadas por el avance de la frontera agrícola, que incluye áreas de plantaciones de teca y cacao así como áreas destinadas a la protección».

En el sitio web de Verra, que es el ente de certificación del Verified Carbon Standard, se explica que «el Programa VCS es el programa voluntario de GEI (Gases de Efecto Invernadero) más utilizado del mundo. Más de 1,803 proyectos VCS certificados han reducido o eliminado colectivamente más de 957 millones de toneladas de carbono y otras emisiones de GEI de la atmósfera».

«Un riguroso proceso de evaluación»

En la web de Verra se precisa que «los proyectos desarrollados en el marco del Programa VCS deben seguir un riguroso proceso de evaluación para poder ser certificados. Los proyectos VCS abarcan una amplia gama de sectores, entre los que se incluyen las energías renovables, la silvicultura (incluida la prevención de la deforestación) y otros.

«Las reducciones de emisiones certificadas por nuestro programa pueden ser emitidas como VCU (Unidades Verificadas de Carbono). Una VCU representa una tonelada métrica de emisiones de gases de efecto invernadero reducida o eliminada de la atmósfera».

Este proceso está compuesto por cinco pasos:

  1. Elección de una metodología: La metodología establece procedimientos detallados para
    cuantificar las reducciones de emisiones GEI de actividades de proyecto específicas. VCS ofrece un conjunto de metodologías preaprobadas para proyectos de energía, minería, forestación , agricultura, manejo de residuos y otros sectores.
  2. Descripción e ingreso del proyecto: Los proponentes deben elaborar una descripción del proyecto para demostrar que cumple con los requerimientos del Program VCS y de la metodología aplicada.
  3. Validación de la descripción del proyecto: Los proponentes de un proyecto deben contratar un validador/verificador (VVB) aprobado por VCS, que determinará si el proyecto cumple con todas las reglas y requerimientos de VCS.
  4. Verificación de la reducción de emisiones: Una vez que el proyecto comience sus operaciones, debe seguir el plan de monitoreo según lo estipulado en la descripción del proyecto para monitorear las reducciones de emisiones de GEI, como también recabar otros datos que se incluyen en el reporte de monitoreo. Luego el proyecto contrata a un VVB para verificar las reducciones mencionadas en el reporte de monitoreo.
  5. Emisión de VCUs: Finalmente, los proponentes del proyecto presentan una solicitud para registrar su proyecto y emitir VCUs a su cuenta de registro.

Tomado de MLR Forestal

Comentarios Facebook
Foto del avatar

Te pueden interesar