Miss Lilly Patterson Tempe, la orgullosa negra creole que vivió en Siuna.

Negra creole con orgullo, llena de alegría, cariñosa con sus hijos e hijas, con sus nietas y nietos, reconocida en toda la ciudad de Siuna, empoderada, y con una sonrisa penetrante en su rostro, así es recordada Miss Lilly Patterson Tempe, quien desde 1955 llegó al territorio minero y se posicionó en los corazones de la población local.

Ella nació en Laguna de Perlas, el 07 de enero de 1930, sus padres Eddy Patterson y su mamá Cristina Temple, la crecieron llena de valores, orgullosa de su etnia creole, inculcándoles la unidad y el amor hacia los demás, sobre todo si se trata de sus familiares, siguiendo esas enseñanzas vino a Siuna  con el objetivo de “ayudarle a su hermana mayor que iba a dar a luz a su primera hija”, es importante recalcar que hoy en día esa niña es ahora la reconocida diputada de la Asamblea Nacional Raquel Dixon, afirmó su hija Marissa Martin.

Estudió hasta  el 6to grado, es decir, cumplió con sus estudios primarios, al finalizar la colaboración con su hermana, se dispuso a buscar trabajo en la compañía minera, donde con mucho esfuerzo logró posicionarse en trabajos de grandes categorías como jefa de cocina y ama de llave en la zona de los gringos,  “la única dificultad que tuvo mi mamá es que los gringos de la zona no le querían dar trabajo por ser negra; pero por apoyo de algunas amistades que ya estaban inmersas en esa empresa pudieron contratarla de ama de casa, luego por su desempeño pasó a ser ama de llaves, ganándose el respeto de los blancos”, contó Marissa.

En esa misma zona laboral experimentó lo que era el empoderamiento y también el amor, porque ahí conoció a Onzelo Martin Jackson con quien mantuvo un matrimonio de 57 años, procreando a 8 maravillosos hijos, entre ellos Onzelo junior un destacado beisbolista de la región, Terry, una de las grandes maestras de inglés del municipio, Marissa, quien es licenciada en enfermería y muy reconocida por ser jovial y por tener un enorme corazón, desde luego, los demás también son muy conocidos en el pueblo, quienes se han caracterizado por ser amigables y respetuosos,  educados por dos grandiosos señores quienes fueron Miss Lilly y Mr. Onzelo.

Después de muchos años de laborar para los gringos, ella decidió crear un lugar donde la gente llegara a buscar repostería, esos riquísimos panes de coco, y de todas las variedades de pasteles, según su nieta que tiene su mismo nombre Lilly, era “la única quequera aquí en Siuna” de esos tiempos (años 60-70), que al preguntarle cual era la especialidad, rápidamente respondió “el famoso Bond…ni sus hijas, ni sus nietas lo pueden hacer hasta el día de hoy”, dijo Lilly, además manifestó que jamás olvidaría sus buenos consejos, que siempre les fomentó “la unidad y ayuda mutua en familia”.

Por ser ama de casa, dedicada a la crianza adecuada hacia sus hijas e hijos, a quienes les obligó aprender la lengua originaria y materna como es el inglés creole,  se mantuvo al margen de la fama, incluso se podría notar que estaba detrás de lo que eran su famoso esposo y sus hijos, pero también se recuerda que ella siempre fue una persona amigable, una de sus hijas dijo que cuando su madre estaba con vida, todo el que llegaba a su casa no se iba con el estómago vacío, porque siempre mantenía panes y comidas en grandes cantidades, para darles a sus visitas.

Miss Lilly falleció un 09 de septiembre del año 2014, recuerdo como las calles del municipio se llenaron de luto, centenares de siuneños y siuneñas, (incluyéndome) asistieron al funeral, contagiados por la tristeza en cada rostro de los presentes, era notable el vacío que dejaba en la ciudad, sus familiares se regocijaban en los brazos Es  importante mencionar que desde pequeña mantuvo la creencia religiosa Morava de las amistades más cercanas que no los abandonaron en esos difíciles momentos, pero también les hicieron sentir que siempre sería recordada, quizás partió a un mejor lugar del universo pero quedó en los corazones bondadosos, alegres de sus hijos, hijas, nietos y nietas, “es imposible olvidar los chistes que contaba de ella misma”, recordó con nostalgia su nieta Lilly Martín Ruiz.

Comentarios Facebook

Te pueden interesar

Deja tu comentario