MARENA llevará a juicio a depredadores de la fauna en el Caribe Norte

El Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales  en coordinación con la Policía Nacional del municipio de Ubu Norte Paiwas realizó decomiso de ocho especímenes de Cebus capucinus (Mono cara blanca) y cinco individuos de la especie Amazona autumnalis, ( Lora copete rojo o Lora cachetes amarrillos).

Según Saúl Castillo delegado regional del MARENA en el Triángulo Minero, “los monos y loras fueron decomisados cuando intentaban ser llevados hacia la capital Managua para comercializarlos de forma ilegal afectando así nuestra  fauna silvestre”.

Tras el paso de los huracanes Eta e Iota por el Caribe Norte, los ecosistemas han quedado fragmentados y lamentablemente hay muchos ciudadanos que para satisfacer sus necesidades económicas son capaces de sacrificar la vida de la fauna silvestre, por ello en articulación con la Policía y el Ejército de Nicaragua se hizo el decomiso, dijo el funcionario.

Los monos y loras eran trasladados sin condiciones para que las faunas pudieran sobrevivir y uno de los monos no pudo sobrevivir.

Castigo a traficantes de la fauna

 “Hay que ejercer acciones coercitivas con esta gente, hay que aplicar la ley porque a través de las radios, las redes sociales, promovemos la prevención sin embargo hay mucha gente que se dedica a comercializar de forma ilegal nuestra fauna” comentó Castillo.

El funcionario advirtió “las personas que se dedican al tráfico ilegal de fauna serán castigadas ya que hay leyes que se deben aplicar y se trabaja en esa dirección”.

Saúl Castillo hizo un llamado a la población a tener un cambio de actitud, no se puede sacrificar la fauna silvestre para satisfacer las necesidades económicas, esto es penado por la ley y vamos a aplicarla.

La liberación de los monos y loras se hizo en la reserva silvestre privada Altamira del Sr. Enrique Urbina, donde hay suficiente alimentación para que los monos y loras puedan sobrevivir y están seguros de la mano criminal de los comercializadores.

La Reserva Silvestre Privada Altamira es uno de los ecosistemas más cuidados que tiene la región y hay seguridad que los especímenes liberados puedan desarrollarse y movilizarse con tranquilidad.

Los cinco espécimen Lora copete rojo o Lora cachetes amarrillos se mantendrán en observación por un tiempo indefinido, debido a la restauración del plumaje de las alas, posteriormente se llevará a cabo su liberación en su hábitat natural.

Comentarios Facebook

Te pueden interesar