Luis Herrera: de jardinero a coordinar un instituto en 25 años con URACCAN

Featured Video Play Icon

Luis Gonzalo Herrera Siles conocido popularmente como Wicho, es sinónimo de perseverancia y lealtad hacia sus ideales y a la institución a la que pertenece, hace 25 años llegó a URACCAN como ayudante de albañil, por sus ganas de superación, aceptó el trabajo que le ofrecieron en la universidad como jardinero del campus Siuna, luego de ese 15 de enero de 1997, su historia empezó a escribirse con sudor y labor diaria.

Wicho tiene 43 años de edad, actualmente es casado con la señora Lay Hing Sang Dans donde en sus 16 años de matrimonio han procreado a tres hijos.

Sus primeros pasos por la URACCAN

Con respecto a su estadía por URACCAN, Wicho tiene muchas historias que recuerda con mucho cariño, entre ellas, el poder trabajar alado de don Francisco García, quien fue el primer jardinero del campus universitario, entre los recuerdos inolvidables está, que en el año 1997 no pudo participar en la tradicional procesión al Señor de Esquipulas porque lo llamaron para que sirviera como ayudante de albañilería en la construcción de los andenes que se realizaban en URACCAN-Siuna.

Una oferta que no pudo rechazar por su actual situación económica, “estaba urgido de conseguir una chamba para entrar a la universidad”, contó, posteriormente, al mes se le notificó que había una plaza como jardinero, “en ese febrero del 97, sin dudarlo lo acepté”, con una sonrisa en su rostro memoró Wicho.

“En ese entonces, me pagaban 300 pesos (córdobas), me tenía que venir en la mañanita desde barrio Dolores, caminar 08 kilómetros para llegar a URACCAN y comenzar a trabajar a las 05 de la mañana”, relató Herrera Siles, además aprovechaba para anivelarse con algunas clases, porque escuchaba las explicaciones de los docentes en las asignaturas impartidas a los del turno matutino.

Entre los recuerdos mas gratos que rememora Luis, está la llegada del profesor Bismark Lee (q.e.p.d), “yo le hacia los mandados, le iba a comprar el almuerzo”, momento que, el profesor Bismark, utilizaba para enseñarle a utilizar la computadora, “mientras los demás iban por su almuerzo, yo aprendía a usar la computadora”, relató.

Por su buen desempeño, fue participe de la primera investigación que realizó URACCAN en el recinto Las Minas, que trataba sobre el “Diagnóstico de la microcuenca de Danly”, “recuerdo que el profesor Bismark, me prestó en calidad de machetero para hacer las picas en el bosque en un inventario forestal que andaban haciendo, como a mi me gustaba lo que andaban haciendo, me llamó la atención y ya en el campo, el primer día contrataron a un obrero del campo y a mi me pasaron hacer parte del equipo de investigación”, mencionó con orgullo Wicho.

Del mismo modo, hizo énfasis que al trasladar el internado donde actualmente se encuentra, pasó ayudar con las labores de la cocina (traslado de agua), y acarreo de los estudiantes, “fue en la etapa donde más aprendí y me identifiqué más con la universidad, nunca pensé llegar a un proceso tan largo”, destacó.

Afirmando sus pasos por la extensión social y comunitaria con URACCAN

Wicho especificó que en el año 2000 pasó hacer la persona encargada de hacer los cafés, repartir agua en algunos cursos que realizaba el Instituto de Recursos Naturales y Desarrollo Comunitario (IREMADES-URACCAN), “en poco tiempo pasé a ser facilitador de esos talleres de fincas, se los impartía a los productores en Santa Fe y Tadazna, El carao, y ahí fue cuando me convertí de cafetero a técnico del IREMADES”, detalló.

 Tiempo después pasó a ser el coordinador del Centro de Información Socio Ambiental (CISA-URACCAN), “ahí empezamos hacer un proceso amplio del sistema de información geográfica y así consolidamos el CISA”.

Ya en el año 2015, fue promovido para ser coordinador del Instituto de Estudios y Promoción de la Autonomía (IEPA-URACCAN), donde se desempeña actualmente.

Cabe mencionar que, Wicho ha impartido alrededor de 23 clases en las diversas carreras que promueve esta casa de estudios superiores interculturales, enseña sobre, “todo el tema que tiene que ver con gestión política, gestión social, medio ambiente y legislación nacional y regional han sido las cosas que más me ha apasionado”.

Principales sueños y logros personales

Herrera Siles manifestó que su principal sueño era convertirse en un gran periodista, pero con las limitantes económicas no podía viajar hasta el pacífico para poder optar a esta carrera en las universidades nacionales, también deseó ser maderero, sin embargo, no tuvo la oportunidad de lograrlo, cuando decidió ingresar a la carrera Ingeniería Agroforestal en URACCAN, comprendió que ahí estaban sus principales aspiraciones que podía llegar hacer realidad, hasta la fecha considera haber cumplido grandes logros que enorgullecen su vida profesional.

Wicho es reconocido no solamente en las filas de URACCAN, sino en gran parte de la población comunitaria de Siuna, reconocen sus esfuerzos, inteligencia y sus deseos de superación, además, se considera uno de los docentes que ha luchado por el desarrollo, aprendizaje y crecimiento del estudiantado, “mi mayor orgullo es promover jóvenes”, resaltó.

“Cuando ves los productos de URACCAN que están en las instituciones, te llenan de orgullo saber que fueron formados en URACCAN, la calidad de nuestros graduados es fundamental (…); en estos 25 años mi espíritu ha sido que el esfuerzo que hago es por la institución, siempre trato de hacer quedar bien a la institución en cualquier lado… URACCAN ha sido una bendición para todos”, finalizó el ingeniero.

Wicho tiene un gran espíritu aventurero, que contagia a toda la población siuneña, al aventurarse junto a sus hijos por conocer todos los parajes del municipio de Siuna.

Comentarios Facebook

Te pueden interesar