Expresidente de Honduras permanecerá en prisión preventiva

El expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, permanecerá en prisión preventiva durante un mes en una base policial en la capital Tegucigalpa, en espera de la segunda audiencia de su proceso de extradición a Estados Unidos, donde es reclamado por delitos de narcotráfico y posesión de armas.

Hernández, quien gobernó ocho años y entregó en enero el poder a Xiomara Castro, fue aprehendido el martes en su casa en Tegucigalpa, en cumplimiento a la petición que estados Unidos había entregado horas antes.

El juez que lleva el proceso decidió en una audiencia celebrada el miércoles en el Palacio de Justicia que el expresidente permanezca en la base de fuerzas especiales de la policía, conocida como Comando de Operaciones Especiales (Cobra), hasta la siguiente, programada para el 16 de marzo, dijo el portavoz del Poder Judicial, Melvin Duarte.

En la audiencia se leyeron los cargos a Hernández, de 53 años, pero no se han dado a conocer públicamente a detalle. El ministro de Seguridad, Ramón Sabillón, solo ha dicho que son relacionados con narcotráfico y uso de armas.

El proceso de extradición puede tardar, ya que una vez notificado Hernández, debe pasar un mes hasta la audiencia de presentación de pruebas y la resolución judicial puede demorar de 2 a 3 meses más y, además, ser apelada, de acuerdo a la defensa del exmandatario.

Comentarios Facebook

Te pueden interesar