El pastor Ovidio se negó a usar respirador y lo dio para que lo usara otro paciente con Covid-19

La nación nicaragüense está de luto, el cuerpo de la iglesia cristiana evangélica llora la pérdida del pastor y reverendo José Ovidio Valladares Rubio, quien deja un gran legado en miles de corazones; su testimonio hoy sirve de aliento y esperanza a quienes enfrentan la batalla contra el coronavirus.

Sus vela y funerales fue permitido brevemente en la Iglesia Bethel de las Asambleas de Dios, donde pastoreaba; contó con los permisos especiales por parte del gobierno de Nicaragua y los protocolos de seguridad y prevención aún en medio de la pandemia del coronavirus que vive el país.

Por si te Interesa: http://radiouraccansiuna.com/fallece-enfermera-en-bonanza/

Durante la despedida transmitida por las redes sociales de la emisora radial que estaba bajo su dirección, su esposa Aurita de Valladares lo lloró pero fortalecida en Dios, contó parte de la vivencia que tuvo el pastor en medio de su gravedad.

“Ese es un guerrero”, dijo su esposa señalando el ataúd; mientras estaba en el hospital batallando contra el Covid-19, “nunca dejó de predicar a Cristo, nunca dejó de servir e incluso de sacrificarse por otros”.

“El pastor se negó a utilizar un respiraror y pidió que se le diera otro paciente que se encontraba en un estado más delicado que él en ese momento”.

A la vez agregó que su esposo, luego de ser dado de alta en su casa de habitación y recuperándose levemente, nunca doblegó su fe.

Siempre se mantuvo firme, hablando del amor de Dios y la esperanza redentora. Saben “ese General José Ovidio Valladares fue un cristiano genuino, amaba las almas, amaba las obras”.

Tomado: Noticias Cristiana
Comentarios Facebook

Te pueden interesar

Deja tu comentario