El niño que domó el viento y llevó energía eléctrica limpia a toda su comunidad

Con tan solo catorce años, William Kamkwanba creó un molino de viento de cinco metros de altura para generar energía y bombear agua a los cultivos.

Esta hazaña, que demuestra que de las situaciones más difíciles se puede destacar el ingenio, ha sido utilizada para llevar al cine, la historia de Kamkwanba en medio de vicisitudes de su Malawi natal.

De orígenes humildes, y proveniente de una familia que por generaciones se dedicaba a la agricultura, el joven Kamkwanba disfrutaba de utilizar materiales reciclados para jugar con sus amigos. Y a partir de estos, construir o improvisar juguetes o cualquier otra cosa que la imaginación gestara.

Uno de los sueños más recurrentes de William, era el de poder tener electricidad en su casa. Como es amante de la lectura, se quedaba frustrado al no poder seguir leyendo los libros que tanto le fascinaban, porque la vela que utilizaba había que darle uso para otras ocasiones que la familia necesitaba. En ese intento de lograr la tan ansiada energía eléctrica, en la biblioteca de la escuela, se topó con un libro singular: Using Energy. Esto marcó el inicio del cambio en la vida de la familia Kamkwanba.

Después de estudiar el mencionado libro, William entendió que podía generar electricidad solo usando el viento a su favor.

Por lo que, con materiales reciclados diseñó un molino que generara suficiente energía, como para poder trasladar el agua del pozo local hasta los cultivos. La energía conseguida no solo logró eso, sino que fue utilizada en los electrodomésticos del hogar familiar.

Ante semejante invención, granjeros y periodistas locales se acercaron a Wimbe para observar la hazaña lograda por William. Su fama le llevó a formar parte del primer evento “Make Faire África” en el año 2009.

En el año 2013, la prestigiosa revista TIME definió a William como una de las “30 personas con menos de 30 años que cambiaron el mundo”Esto, sin contar las innumerables apariciones en todos los medios existentes.

William Kamkwanba un modelo inspirador

“No tengas miedo de fallar. Nunca vas a saber lo que vas a perder  si no lo intentas”. Así como William, existen muchos otros emprendedores interesados en conseguir energía verde y en hacer del mundo un lugar sostenible.

Historias como esta, son las que motivan a contribuir con cualquier iniciativa ecológica y emprender un proyecto que salve el planeta.

Fuente: El tierrero

Comentarios Facebook

Te pueden interesar