Dan último adiós a joven migrante asesinado en México

Durante cinco meses de angustia y desesperación, la familia del nicaragüense Wilder Rafael Martínez, pudo repatriar su cuerpo desde México, país donde fue asesinado en una masacre ejecutada por el Cártel del Golfo, en el mes de junio de este año.

Martínez de 19 años, originario de Wiwilí, Jinotega salió en busca del sueño americano, al llegar a la ciudad de Reynosa, del estado mexicano de Tamaulipas, fue masacrado junto a 14 personas más que pretendían pasar por las aguas del río Bravo, hacia Estados Unidos.

El cuerpo del joven permaneció por cinco meses en una morgue de México, ya que los padres no tenían el dinero para repatriar su cuerpo hacia Nicaragua.

Wilder fue sepultado la tarde de este lunes en un cementerio del municipio de Santa María de Pantasma, en Jinotega.

Comentarios Facebook

Te pueden interesar