Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada

La historia, aunque es triste y provoca rabia y dolor, es al mismo tiempo un grito de esperanza y respeto por la vida de los niños no nacidos. Miguel de Jesús vino al mundo, el 12 de octubre de 2021, en Guanare, estado Portuguesa, en Venezuela.

Sin embargo, el niño será sometido a una prueba de ADN para conocer quién fue la persona que abusó de su madre María Alejandra Yánez, de 21 años. La joven madre está discapacitada; postrada en silla de rueda y sin poder hablar. Pese a todo, la sonrisa frente al niño delata sus sentimientos y su corazón de madre.

De acuerdo con los reportes de la organización no gubernamental Gotas de Esperanza Venezuela, la familia de María Alejandra se dedica a la caficultura y vive a dos horas de Guanare. En medio de la precariedad económica emigraron a Caracas, y dejaron a la chica al cuidado de unos conocidos. “Me sentí pésimo, no hallaba qué hacer”, dice el padre en un video de la ONG, al hablar sobre la violación de María Alejandra.

El embarazo siguió adelante y nunca plantearon el aborto. En el proceso los encontró la fundación que hizo la denuncia en las redes sociales. Asumieron el caso y organizaron que el parto fuese por cesaría, cumpliéndose en el hospital “Dr. Miguel Oraá” de Guanare.

“Hola mundo. Bienvenido al mundo Miguel de Jesús. Esta es la foto más hermosa que verán hoy. Te vamos a dar mucho amor”, escribieron el 12 de octubre.

La espectacular fotografía es la alegría de todos los que siguieron el caso. La madre, a pesar de su condición de parálisis, dirige una tierna mirada hacia su hijo recién nacido. La historia conmueve las redes sociales y la conciencia de muchas personas.

Necesitan insumos para seguir adelante con el niño

“¡Jamás antes visto! Un acto atroz, sin perdón”, escribió la ONG en las redes sociales al encontrarse con el caso. “¿Cómo un ser puede hacerle esto a una persona en condiciones especiales?”, se preguntaban los miembros de la organización sin fines de lucro. Ellos se dedican a la atención de niños y mujeres en situación de vulnerabilidad.

El 11 de octubre, publicaron: “María Alejandra fue abusada y quedó embarazada”. “Hoy necesitamos el apoyo para poder traer a este príncipe al mundo. Su familia es de escasos recursos y nosotros estamos aquí para ayudarlos en lo que necesiten”.

Además, difundieron un listado de insumos para someter a la joven a la cesaría que traería al mundo a Miguel de Jesús. “Necesitamos comprar insumos médicos, un coche, pañales, fórmulas (su mamá no podrá amamantar) además de eso hay que comprarle una cama y colchón a María Alejandra quien duerme en fuertes condiciones”.

Así iniciaron la campaña para traer a Miguel de Jesús al mundo. Su decisión fue una respuesta de amor al indigno acto que un desconocido cometió contra la joven que no puede valerse por sí misma. “Hay un culpable y sabemos que se hará justicia (…) Ahora nos queda preocuparnos por ellos y ayudarlos a salir adelante. No podemos juzgar sin saber lo que pasó”, escriben los integrantes de Gotas de esperanza.

“Solo les pedimos por favor ayuda para que este príncipe venga al mundo sano. Viven a dos horas y media de Guanare nos estaremos haciendo cargo de su traslado y hospedaje en Guanare el día de la cesárea”, dijeron antes de ingresar al hospital.

La fundación atiende “un comedor donde se alimentan más de 700 personas”. Además, cuentan con una sede en el estado Portuguesa donde “se benefician más de 100 niños diarios”. Gotas de esperanza fue fundada en 2017, y trabaja en Guanare con los niños y mujeres más desfavorecidos de la sociedad.

Fuente Aleteia Español

Comentarios Facebook

Te pueden interesar