Siuna conmemora la solemnidad de los fieles difuntos

Featured Video Play Icon

Lilia Castellón García visita desde hace dos años la última morada de su hermana Luz Marina, quien murió de cáncer, su dolor y consternación aún es visible en su rostro, con dificultad desafía el viento para mantener encendidas las velas que ha puesto sobre la cruz, como ella centenares de siuneños se dieron cita este 2 de noviembre en el cementerio Monte de Sinaí en ocasión del día en que se conmemora la solemnidad de los fieles difuntos.

En el cementerio también resonaron los mariachis, que con sus músicas aumentaban las emociones de quienes hoy recuerdan a sus  seres queridos.

La jornada fue acompañada por la Policía Nacional, quienes activaron un plan de regulación y seguridad en la calle paralela al cementerio que durante las horas de la mañana lució más concurrido, mientras el gobierno municipal, realizó la inauguración de una capilla ecuménica la cual auto llamó “Resurrección y Vida”, obra que tuvo una inversión de 250 mil córdobas.

El alcalde de Siuna Otilio Duarte, señaló por su parte que con la capilla ecuménica se garantiza un espacio para los familiares al momento de despedir a un ser querido.

La iglesia católica por su parte celebró una eucaristía, en la cual párroco de este municipio padre Carlos Alberto Zuniga, explicó de qué forma un católico puede realizar la mejor ofrenda para aquellos familiares o amigos fallecidos, a fin de que puedan participar de la Resurrección de Jesucristo.

«Nosotros los Cristianos estamos llamados a vivir las tres virtudes teologales; que son la Fe, la esperanza y la caridad, y hoy queridos hermanos y hermanas se pone por alto la virtud de la esperanza, esa esperanza que tenemos todos mis queridos hermanos y hermanas de que un día podemos contemplar a Dios cara a cara»

El párroco, consoló a los presentes explicando que los que han partido a los brazos de Dios nos inspiran a creer en la esperanza de una vida feliz, la esperanza de gozar en el reino de Dios, la esperanza de participar de su banquete celestial y sobre todo la esperanza de una gloriosa resurrección.

“La mejor ofrenda la comenzó a preparar Cristo por vivos y difuntos con la última cena, y la llevó a culmen en la Cruz dando su vida por nosotros. Por eso Dios lo resucitó de entre los muertos y nos dio el poder de participar de su resurrección, de la vida eterna”, indicó el sacerdote.

Finalmente, sostuvo que “no importa si es un recién nacido, niño, adulto, alguien que haya tenido una larga enfermedad”, porque “lo mejor que podemos ofrecerles, la mejor ofrenda, es la oración de acción de gracias, pero, sobre todo, la celebración de la Misa que actualiza la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, para que nuestros difuntos reciban del perdón de sus pecados y gocen de la vida eterna”.

“Por eso es mejor ofrecerles nuestro agradecimiento, nuestra oración y sobre todo la comunión en la Santa Misa” que “ayuda a salir a las animas del Purgatorio”, concluyó.

Comentarios Facebook

Posts Relacionados

Deja tu comentario