Crónica de una madre abnegada

Una Madre no es la que da la vida, eso sería demasiado fácil; una Madre es la que da el amor y entrega todo, es lo que ha hecho Maritza Cruz Carrasco, quien a sus 18 años de vida se hizo cargo de sus 3 hermanas y 1 hermano quienes quedaron huérfanos de madre, porque al nacer Velki Estrada su hermana menor, su progenitora murió a la hora del parto.

Maritza Cruz Carrasco nació el 28 de febrero 1973, es hija de María Cristina Cruz Espinales (qepd) y Francisco  Carrasco, aunque tenga el apellido de su papá, fue hija de madre soltera, doña María Cristina engendró a 6 hijos, de ellos 5 mujeres y un varón, ninguno tuvo la dicha de crecer en el seno de un matrimonio, los padres al momento de quedar embarazada María Cristina, desaparecían, ella con mucho esfuerzo sacó adelante a sus primeros 5 retoños, pero al dar a luz a su última hija, murió; es en ese momento que Maritza por ser la hija mayor, agarró las riendas de la familia, “cuando mi mamá murió ella tenía 18 años, ya era maestra pues mi mamá biológica le dio de regalo de quince años una plaza de docente en el Ministerio de Educación, mi mamá era de Recursos Humanos del Med en ese entonces” dijo Velki.

Maritza desde su adolescencia ha sido una mujer admirable dedicada a sus estudios, trabajos y el cuido de sus hermanos, de 1982 al 87 estudió la primaria en el Colegio Maura Clarke, del 88 al 94 estudió la secundaria en el Instituto Juan Francisco OnSang, de 1991 al 93 sacó el título técnico de Maestra de Educación Primaria en la Escuela Normal Pedro Arauz Palacios, durante los años de 1992 al 94 obtuvo el título de Maestra de Educación Media en la Universidad URACCAN; luego en el año 1996 al 2001 estudió la Licenciatura en Estudios Sociales con mención en Historia, graduándose con honores en la Segunda Generación de la URACCAN-Recinto Las Minas, en el 2012-2013 logró obtener el título de Maestra en Educación con especialidad en Didácticas en la universidad Evangélica Nicaragüense Martin Luterking.

Segunda graduación de Uraccan, se le están haciendo entrega de un cum laude.

Velki relató que Maritza a su corta edad “cuidó de ella misma, una hermana de 12, una de 10, mi hermano de 7 años y yo recién nacida”, a pesar de las dificultades económicas supo sacar adelante a sus hermanos o a sus hijos adoptivos, actualmente “mis dos hermana mayores son docente, mi hermano es ingeniero y yo psicóloga clínica”, dijo Velki, además aseguró que en todo ese proceso de crianza “no hubo papá que dijera yo me hago cargo, de echo el más cercano fue el mío, pero ni vivió conmigo, ni tampoco se hizo cargo ni de manutención, ni gastos fijos, ella con salario de maestra y una pensión que se nos daba por orfandad nos sacó adelante a todos, gracias a Dios”.

Desde los 15 años de vida, decidió ser maestra de primaria, actualmente tiene 31 años de ser docente, 15 años trabajó como asesora pedagógica en el Ministerio de Educación, en la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense (URACCAN), recinto Las Minas, durante 13 años se ha desempeñado como docente horaria, impartiendo la clase de Historia de la Costa Caribe de Nicaragua, en el año 2014 viajó a Japón a través del Proyecto JICA a compartir experiencias sobre las Escuelas Primarias Rurales, actualmente da primaria en la Escuela Rafaela Herrera, ubicada en el barrio Gilberto Romero o Mosquitown, además de impartir secundaria en el Campo todos los sábados en la comunidad de Aza Central y en URACCAN los días lunes y martes por la noche, para su hija-hermana Velki “su único defecto, es ser adicta al trabajo”.

A sus 25 años de edad contrajo matrimonio civil y eclesiástico con Roberto Castro Peralta, de dicho matrimonio nació su único hijo biológico Romar Castro Cruz, vivió en el Barrio Marcos Antonio Somarriba o mejor conocido como MINVAH, ahora en el Gaspar García Laviana, quien además se hizo socia con su hija y pusieron una librería, como un negocio propio y de emprendedurismo.

Maritza es descrita como “una mujer fuerte, valiente, determinada, de carácter fuerte y un corazón noble”, además para Velki, “ella es el imán que sujeta y une a nuestra familia, podemos ser adultos, con familia, trabajos y ella está siempre para todos, ella nos reúne a todos,  sólo yo la llamo mamá de todos los hermanos, pero sé que todos la vemos así”.

Maritza junto a Velki

Maritza es ejemplo de admiración, perseverancia y abnegación, su hermano y hermanas son Daysi Chavarría Cruz  de 44 años ella es Ingeniera Agroforestal y trabaja para el Ministerio de Economía Familiar, Daysi es la única que no crio Maritza, porque ella se creció en Bluefields junto a su madrastra, Aracely García Cruz de 40 años, es docente, estudió la Licenciatura en Ciencias de la Educación con mención en Biología, Yesenia Cruz Mercado de 38 años es docente, estudió Pedagogía, Gerol Cruz de 36 años es Ingeniero Agrónomo, especialista en sanidad vegetal, la menor Velki Estrada Cruz de 28 años y es de profesión Psicóloga clínica.

Existen tantas historias de madres biológicas que se han dedicado a crecer a sus retoños sin ayuda del progenitor, pero está claro que la vida de la profesora Maritza Cruz es especial, a pesar de ser una joven con un futuro prometedor decidió no abandonar a sus pequeños hermanos y hermanas, más bien los alentó a salir adelante en sus profesiones, les ofreció amor, seguridad y un hogar. Como docente es gentil, con mucha vocación, especialista en dar amor a sus estudiantes, tratarlos con respeto y mucho cariño.

“Madre es un verbo. Es algo que haces, no algo que eres” (Dorothy Canfield Fisher). Feliz día de las Madres les desea Radio URACCAN Siuna.

Comentarios Facebook

Posts Relacionados

Leave a Comment