Aparecen 4 jóvenes desaparecidos en Bluefields

La noche de ayer miércoles retornaron a Bluefields, en la Región Autónoma del Caribe Sur, los cuatro jóvenes que sus familiares reportaron como desaparecidos desde hace una semana y los cuales eran buscados por las autoridades.

Keyshawn Jamal Campbell Morice, de 15 años; Lesther Antonio Regidor, de 17, John Franco Paivas, de 17, y Jose Jonael Vargas Rodríguez, de 16 años habían sido llevados bajo engaño supuestamente con fines de explotación laboral a Costa Rica por Jason Yasir Madrigal, de 25 años, alias “Lágrima”.

Confirman explotación

Keyshaws Jamal uno de los desaparecidos manifestó en una entrevista a medios locales que ellos decidieron irse por su propia cuenta, ya que les ofrecieron una buena oportunidad de empleo en el vecino país y decidieron aprovecharla, pero al llegar al destino propuesto nada era como la promesa que les habían presentado, fueron explotados laboralmente, a parte tenían que pagar el arriendo de una casa y trabajar desde las 4 de la mañana cortando piña, sembrando yucas y cortando naranjas.

El joven presenta grandes mordeduras de mosquitos, narrón que pasaron hambre y muchas horas sin dormir, “ni a mi peor enemigo le deseo lo que yo viví”, dijo el joven, además manifestó que no conoce el nombre del que supuestamente los llevó a Costa Rica, pero que los demás jóvenes tienen la edad de 15, 16, 17 y 18 años respectivamente.

Campbell Morice durante la entrevista mostró mucha inseguridad y nerviosismo, el cual dijo que jamás volverá hacer lo mismo porque les costó volver, tuvieron que caminar durante 2 días y que mediante la ayuda de la fuerza naval es que pudieron volver con vida a la ciudad de Bluefields.

Karen Morice, madre de Keyshaws Jamal no se mostró convencida por la hisotiar historia que cuenta su hijo y aseguró que puede haber algo más y que no se sentirá segura hasta que atrapen al responsable, “él no quiere ni salir, no quiere salir a ningún lado, no quiere vivir esa experiencia otra vez”, argumentó Morice.

La madre dio gracias a Dios porque su hijo y los demás jóvenes regresaron con vida a sus hogares “aunque él diga (su hijo) que no es trata de persona, ni es que los estaban obligando a trabajar, si los estaban haciendo inconscientemente, él no sabe”, dijo Morice.

Comentarios Facebook

Posts Relacionados

Leave a Comment